Buenas Prácticas de Nutrición | Unidos por la nutrición clínica

Buenas Prácticas de Nutrición

Pasos prácticos para mejorar el estado nutricional de los pacientes

Las buenas prácticas de  nutrición es una parte crucial de la gestión del paciente. Al seguir los 4 pasos prácticos, los profesionales del cuidado de la salud pueden asegurar que los pacientes reciben la nutrición apropiada en el momento correcto. La revisión del riesgo nutricional, la evaluación, la intervención y el monitoreo ayudan a la detección temprana y la gestión nutricional adecuada de los pacientes que están sufriendo de desnutrición relacionada con enfermedades o están en riesgo de la malnutrición.

Estas prácticas han sido desarrolladas por practicantes experimentados y expertos clínicos en base al conocimiento científico actual. Ellos están diseñados para la práctica diaria y son rápidos y fáciles de usar.  

  1. Detección del riesgo Nutricional: El primer paso en la lucha contra la desnutrición relacionada con enfermedades

El diagnóstico preciso es el paso inicial en las buenas prácticas de terapia nutricional. La revisión debería realizarse dentro de las 24 horas de la admisión, de manera que la terapia de nutrición pueda ser definida e iniciada de forma rápida.  

La identificación del riesgo nutricional debe realizarse con una herramienta de evaluación recomendada en busca del índice de masa corporal (IMC), la pérdida de peso, apetito, u la ingesta de alimentos. El tamizaje del riesgo Nutricional 2002 (Nutritional Risk Screening 2002, NRS 2002) es una de las herramientas detección ampliamente validadas para el ámbito hospitalaria, en base a 128 estudios, y es recomendada en las guías para  Evaluación nutricional 2002 de la Sociedad Europea de Nutrición Clínica y Metabolismo (ESPEN).1 La NRS 2002 es un procedimiento simple y rápido el cual puede realizarse de manera rutinaria y no invasiva por cualquier profesional del cuidado de la salud en menos de 5 minutos.

De forma alternativa, se puede usar una Evaluación Global Subjetiva (Subjective Global Assessment, SGA) para evaluar a los pacientes. La SGA es una herramienta nutricional no invasiva que ha sido encontrada para ser altamente predictiva de las complicaciones asociadas a la desnutrición.2 Este método no solo considera las alteraciones en la composición corporal, sino también los cambios en la función psicológica.3,4,5 La SGA también puede ser usada para un análisis más profundo como una herramienta de evaluación.

  1. Evaluación nutricional: una evaluación profunda de las causas de la desnutrición relacionada con enfermedades

Si el tamizaje ha mostrado la presencia de riesgo de desnutrición, se continúa con una evaluación más profunda. La evaluación nutricional es crucial para comprender por completo la condición del paciente. La evaluación debe analizar las causas de la desnutrición relacionada con enfermedades y los factores del riesgo para la nutrición y la deficiencia de líquidos.

Los parámetros relevantes de la evaluación incluyen los factores de riesgo relacionados al tratamiento y la enfermedad, tales como náuseas, deshidratación, diarrea, infecciones agudas; los factores sociales y psicosociales tales como la depresión y el aislamiento social; y los factores de riesgo relacionados a la nutrición tales como las alergias, los aspectos antropométricos y las dietas restrictivas. Los datos bioquímicos que son objetivos y disponibles con facilidad, también son medios útiles para evaluar el estado nutricional.

La evaluación debería ser realizada por un experto en nutrición (por ejemplo, un nutricionista, un médico con conocimientos en nutrición, una enfermera especialista en nutrición o por un equipo de soporte nutricional).

  1. Plan de terapia nutricional: mejorando el estado nutricional del paciente

El propósito primario de una terapia de nutrición es estabilizar o aumentar el peso del paciente así como mejorar su estado nutricional. El objetivo es proveer energía, proteínas, micronutrientes y líquidos para cumplir con las necesidades del paciente.6 Otros objetivos de la terapia de nutrición incluyen mantener la función inmune y prevenir las complicaciones metabólicas.7

El desarrollo del plan de terapia nutricional por un médico o nutricionista debería seguir estos pasos fundamentales:

  • Definir los objetivos nutricionales
  • Definir las necesidades  nutricionales de cada paciente
  • Definir el soporte nutricional e implementar el plan de terapia nutricional
  • Definir la(s) vía(s) de nutrición
  1. Monitoreo de la terapia nutricional: mantener el seguimiento a los pacientes  

El monitoreo es una parte integral del proceso de manejo nutricional que exige la documentación minuciosa y el control para estimar la efectividad de la terapia. Cada estado del paciente debería ser monitoreado con las medidas y observaciones definidas, tales como el registro del consumo de alimentos y líquidos, el peso y la función, si fuera necesario, los parámetros bioquímicos. Durante la evolución del paciente, estos resultados de monitoreo podrían dar paso a modificaciones del plan de la terapia nutricional.  Aquí, los médicos, las enfermeras y los nutricionistas están involucrados.

Las buenas prácticas en terapia nutricional hace la diferencia  

Siga estos 4 pasos para el manejo de la terapia nutricional y obtener merjores resultados clínicos, tales como:7

  • Diganóstico e intervención nutricional temprano
  • Menos complicaciones
  • Pocas infecciones
  • Mejor cicatrización de heridas
  • Menor estancia hospitalaria
  • Recuperación y mobilización más rápida
  • Menos re-ingresos
  • Mejores indices de supervivencia
  • Mejor calidad de vida
  • Prevención de costos futuros y límites de la atención médica 
  • 1. Kondrup J, Rasmussen HH, Hamberg O et al. Nutritional risk screening (NRS 2002): A new method based on an analysis of controlled clinical trials. Clin Nutr 2003;22(3):321-336.
  • 2. Sheean PM, Peterson SJ, Gurka DP et al. Nutrition assessment: the reproducibility of subjective global assessment in patients requiring mechanical ventilation. Eur J Clin Nutr 2010;64(11):1358-1364.
  • 3. No authors listed. Identifying patients at risk: ADA's definitions for nutrition screening and nutrition assessment. Council on Practice (COP) Quality Management Committee. J Am Diet Assoc 1994;94:838-839.
  • 4. Thomas B, Bishop J (Eds). Manual of Dietetic Practice 4th ed. Oxford: Wiley Blackwell 2007.
  • 5. Barker LA, Gout BS, Crowe TC. Hospital malnutrition: prevalence, identification and impact on patients and the healthcare system. Int J Environ Res Public Health 2011;8(2):514-527.
  • 6. National Collaborating Centre for Acute Care (UK). Nutrition Support for Adults Oral Nutrition Support, Enteral Tube Feeding and Parenteral Nutrition. NICE Clinical Guidelines, No. 32 London 2006. (Soporte de Nutrición oral, eneral y parenteral de Adultos)
  • 7. a. b. Cereda E, Pedrolli C. A.S.P.E.N. recommendations for enteral nutrition: practice is the result of potential benefits, harms, clinical judgment, and ethical issues. JPEN 2010;34(1):103.

más información

Paciente en el hospital que usa una balanzaartículoTamizaje del Riesgo Nutricional
profesional
enfermero/a
Evaluación y Chequeo del Riesgo Nutricional
Nutricionista y médico revisando la historia médica del pacienteartículoHerramientas de detección de riesgo nutricional
nutricionista
médico/a
Evaluación y Chequeo del Riesgo Nutricional
Anciana sonriendoartículo¿Por qué son importantes la Detección y Evaluación?
profesional
nutricionista
enfermero/a
farmacéutico/a
médico/a
Evaluación y Chequeo del Riesgo Nutricional
HCP sentados en una mesa con productosartículoImportancia de la evaluación nutricional
médico/a
Evaluación y Chequeo del Riesgo Nutricional
HCP sentados en una mesa con productosartículoRealizando una evaluación nutricional
profesional
enfermero/a
farmacéutico/a
Evaluación y Chequeo del Riesgo Nutricional
HCP sentados en una mesa con productosartículoDirigiendo una Evaluación Nutricional
nutricionista
Evaluación y Chequeo del Riesgo Nutricional

Eventos

Descargas