Combatiendo el Déficit Calórico con Nutrición Parenteral Complementaria | Unidos por la nutrición clínica

Combatiendo el Déficit Calórico con Nutrición Parenteral Complementaria

Cómo una adecuada nutrición logra mejorar el pronóstico en pacientes hospitalizados

La Nutrición Clínica (NC) debe ser adecuada para combatir, efectivamente, el déficit calórico. Esto es un desafío, especialmente, cuando se consideran en pacientes en estado crítico. Es necesario un riguroso control nutricional para evitar subalimentación, sobrealimentación o síndrome de realimentación.

Nutrición enteral (NE) insuficiente en pacientes en estado crítico

En una unidad de cuidados críticos, puede ocurrir que la NE no sea factible1,2debido a la tolerancia gastrointestinal limitada del paciente, o a interrupciones frecuentes, debido a procedimientos o cirugías relacionados con el tratamiento.3,4,5

La nutrición clínica inadecuada puede resultar en déficits nutricionales. Los déficits nutricionales se asocian a la ocurrencia de complicaciones infecciosas, uso de antibióticos, ventilación mecánica, larga permanencia en unidades de cuidados intensivos (UCI) y a la mortalidad incrementada.6,7,8,9,10,11

Hacer clic aquí para leer más respecto a los riesgos que derivan de déficits calóricos.

La Nutrición Parenteral Complementaria (NP complementaria) puede ayudar a mejorar los resultados en pacientes en estado crítico

Siempre que la NE es insuficiente, la NP complementaria precoz representa una estrategia efectiva y segura para satisfacer las necesidades nutricionales e impedir los déficits nutricionales.1,2,12,13 La NP complementaria precoz puede mejorar los resultados de pacientes hospitalizados en unidades de cuidados críticos.2.12,13

Heidegger et al. mostraron que la NP complementaria introducida tras tres días de NE insuficiente resultó en una significante mejor administración energética y proteica para pacientes en UCI, entre los días 4 y 8, comparada a la administración inclusive de NE. El mismo estudio identificó un número promedio significantemente reducido de días recibiendo antibióticos, así como una tasa reducida de infecciones adquiridas en hospital, entre los días 9 y 28. El complementar energía individual con NP complementaria en el día 4, tras la internación en una UCI, debe ser considerado para mejorar los resultados clínicos de pacientes en la UCI, en caso de que NE sea insuficiente.2

La NP complementaria es una elección segura cuando se desea combatir la insuficiencia calórica en pacientes en estado crítico

  • La NP complementaria es una estrategia segura y efectiva para impedir los déficits y satisfacer las necesidades nutricionales1,2,12,13
  • La NP complementaria aumenta significantemente la disponibilidad de energía y proteínas2
  • La NP complementaria permite que se cubran las necesidades entre lo administrado de NE y el objetivo calórico12
  • La NP complementaria reduce significativamente el número de días de uso de antibiótico y disminuye las Infecciones Asociadas a la atención en Salud (IAAS) en UCI
  • La NP complementaria precoz es segura y bien tolerada, cuando se administra de forma adecuada2,12,13

Referencias Bibliográficas

  1. a. b. c. Berger M, Pichard C. Development and current use of parenteral nutrition in critical care - an opinion paper. Crit Care 2014;18(4):478.
  2. a. b. c. d. e. f. g. Heidegger CP, Berger MM, Graf S et al. Optimisation of energy provision with supplemental parenteral nutrition in critically ill patients: a randomized controlled clinical trial. Lancet 2013;381(9864):385-393.
  3. Adam S, Batson S. A study of problems associated with the delivery of enteral feed in critically ill patients in five ICUs in the UK. Intensive Care Med 1997;23:261–266.
  4. De Jonghe B, Appere-De-Vechi C, Fournier M et al. A prospective survey of nutritional support practices in intensive care unit patients: what is prescribed? What is delivered? Crit Care Med 2001;29:8-12.
  5. O´Meara D, Mireles-Cabodevila E, Frame F et al. Evaluation of delivery of enteral nutrition in critically ill patients receiving mechanical ventilation. Am J Crit Care 2008;17(1):53-61.
  6. Alberda C, Gramlich L, Jones N et al. The relationship between nutritional intake and clinical outcomes in critically ill patients: results of an international multicenter observational study. Intensive Care Med 2009;35:1728–1737.
  7. Dvir D, Cohen J, Singer P. Computerized energy balance and complications in critically ill patients: an observational study. Clin Nutr 2006;25(1):37-44.
  8. Faisy C, Candela LM, Savalle M et al. Early ICU energy deficit is a risk factor for Staphylococcus aureus ventilator-associated pneumonia. Chest 2011;140(5):1254-1260.
  9. Rubinson L, Diette GB, Song X et al. Low caloric intake is associated with nosocomial bloodstream infections in patients in the medical intensive care unit. Crit Care Med 2004;32:350-357.
  10. Petros S, Horbach M, Seidel F et al. Hypocaloric vs Normocaloric Nutrition in Critically Ill Patients: A Prospective Randomized Pilot Trial. JPEN 2014.
  11. Villet S, Chiolero RL, Bollmann MD et al. Negative impact of hypocaloric feeding and energy balance on clinical outcome in ICU patients. Clin Nutr 2005;34:502-509.
  12. a. b. c. d. e. Singer P, Anbar R, Cohen J et al. The tight calorie control study (TICACOS): a prospective, randomized, controlled pilot study of nutritional support in critically ill patients. Intensive Care Med 2011;37:601-609.
  13. a. b. c. d. Thibault R, Heidegger CP, Berger MM et al. Parenteral nutrition in the intensive care unit: cautious use improves outcome. Swiss Med Wkly 2014;144:w13997.

Eventos

Descargas