Monitoreo de la terapia nutricional | Unidos por la nutrición clínica

Monitoreo de la terapia nutricional

Medición de la efectividad de la terapia de nutrición

El monitoreo de la condición del paciente es crucial para lograr un óptimo resultado y ayudar a la recuperación. El monitoreo apropiado, mediante la documentación y el control minucioso, puede evaluar la efectividad de la terapia de nutrición. El estado del paciente debería ser monitoreado mediante mediciones y observaciones definidas, tales como el registro del consumo dietético, la función y el peso corporal y, si fuera apropiado, los parámetros de laboratorio (por ejemplo, los parámetros de la sangre). Los resultados de este monitoreo podrían llevarse a adaptaciones, si fuera necesario, del plan de la terapia de nutrición durante el curso de la condición del paciente.

Monitoreo y seguimiento del aporte de líquidos y alimentos

Al menos una vez a la semana, se debería realizar el monitoreo y seguimiento del consume de líquidos y el consume nutricional para garantizar una terapia de nutrición efectiva. La documentación del desarrollo del peso ayuda a proporcionar otros conocimientos en el estado nutricional del paciente, tanto pueda la prueba de laboratorio de diferentes parámetros de sangre. Se debería usar el monitoreo para determinar la idoneidad de la terapia de nutrición.

Monitoreo del peso

El monitoreo regular del paciente debería incluir la revisión semanal de la ganancia y/o pérdida de peso.

Registro nutricional diario

Para los pacientes que reciben nutrición parenteral y enteral, se debería mantener un registro nutricional diario y los protocolos de líquidos para monitorear el aporte de líquidos, proteínas y energía.

Protocolo para Alimentos: Registrar el consumo de alimentos y la distribución de alimentos de un paciente para indicar la proporción de las necesidades nutricionales que han sido alcanzadas (100 por ciento, 75 por ciento, 50 por ciento, 25 por ciento, 0 por ciento; que corresponden a 4, 3, 2, 1, 0 cuartos de un plato).
Protocolo para Líquidos: Registrar el consumo diario de líquidos y la distribución de un paciente, indicando la cantidad de líquido que es consumido en todo un día completo de forma oral (alimentos o suplemento de nutrición oral), alimentación enteral por sonda y/o nutrición parenteral. 

Pruebas de laboratorio                                                 

Según sea apropiado, los parámetros de sangre1 deberían ser monitoreados para evaluar el estado nutricional del paciente, para monitorear la utilización del sustrato y controlar la idoneidad de la terapia de nutrición y cuantificar la inflamación y severidad de la enfermedad.

Los expertos de nutrición también recomiendan la medición semanal de la hemoglobina, sodio, potasio, calcio, fosfato, creatinina, nitrógeno ureico en la sangre, triglicéridos, la relación normalizada internacional (INR, por sus siglas en inglés), la glucosa en la sangre. En pacientes severamente desnutridos incluso podría ser apropiado medir el potasio, magnesio y el fosfato diariamente en los 3 primeros días y luego dos veces por semana para monitorear la utilización y detectar el síndrome de re-alimentación tan pronto sean posible. El monitoreo también puede incluir la medición del fosfato de la alcalina, bilirrubina y la alanina aminotransferasa (ALT).

Otros parámetros de monitoreo de la sangre incluyen:2

Albúmina: Un parámetro de seguimiento para las intervenciones a largo plazo; correlación directa negativa con la mortalidad y el índice de complicaciones; también bajo en los desórdenes de la función hepática, metabolismo post-agresión, nefropatía proteinúrica, enteropatía con pérdida de proteína.    

Sin embargo, el déficit de nutrición es detectado sólo si la deficiencia de proteína ya existe por más de un período largo, debido a la vida media larga de la albúmina.2 Asimismo, la albúmina no es muy sensible en la desnutrición porque también es bajo en el estrés agudo, las infecciones, cirugía y el politrauma.

Transferrina: Un parámetro de seguimiento para intervenciones a corto plazo; sin correlación clara con el resultado; también bajo en anemia, las enfermedades hepáticas y varias terapias antibióticas. La transferrina podría ser una mejor indicación y más sensible del estado nutricional en comparación a la albúmina.
Prealbúmina: Un parámetro de seguimiento para el monitoreo a corto plazo de las intervenciones nutricionales. La prealbúmina podría ser una mejor indicación y más sensible del estado nutricional en comparación con la albúmina.
Proteína ligadora del Retinol: Un parámetro de seguimiento que es aumentado en la función limitada de los riñones y también se usa para la identificación de la desnutrición en una etapa temprana. Es adecuado sólo para el monitoreo a corto plazo.

Determinar la necesidad de la suplementación nutricional

Los resultados de los parámetros de sangre y la documentación del protocolo de líquidos pueden permitir a los médicos calcular la suplementación nutricional requerida y la sustitución de líquidos necesarios para el paciente.

 

REFERENCIAS

1. Austrian Society of Clinical Nutrition (AKE). Recommendations for enteral and parenteral nutrition in adults. Viena 2008. (Recomendaciones para la nutrición parenteral y enteral en adultos)


2. a. b. Schutz Y. Assessment of Nutritional Status. In: Biesalski HK, Fürst P, Kasper H et al., editors. Nutritional Medicine. Stuttgart: Thieme 2004: 19-27. (Evaluación del Estado Nutricional – Medicina Nutricional)

 

Eventos

Descargas